De dias feriados

Cuando no aprovechas el súper feriado para ir a ponerte de los nervios con tus hijos en otro lugar, la casa se transforma en ese caos adicionado de marido y familiares. Las visitas , que si contas no son las que mas te agradan llueven y se transforman en tu anecdotario de gran fin de semana. Hay momentos donde quizas puedo elegir hasta no bañarme a ver si mi desgano los espanta o por lo menos los hace irse mas rápido, oh error , se quedarán a verme el porqué de estas fachas. La iilusión de mi familia política ante una posible separación será diezmada ane el primer gesto de cariño de mi marido que vendrá , seguramente, de la mano de mi hastío de los comentarios acerca de la crianza de mis hijos , el polvo en las ventanas y las hojas en el jardín. Todos buscan un momento de intimidad forzosa para escuchar la gran confesión que no llega y se van mas o menos indignados porque no ayudaron ni a recoger un plato? no, se van con ese sabor amargo de un hogar feliz.

Anuncios